4 Usos del aceite de almendras dulces

4 Usos del aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces es un potente aliado para la salud de la piel. Rico en antioxidantes y vitamina E, contiene nutrientes esenciales para nuestro cuerpo

Destacado por ser un producto muy versátil por sus múltiples usos y propiedades, el aceite de almendras dulces está especialmente indicado para pieles sensibles, aunque se puede aplicar sobre todo tipo de pieles.

Se utiliza tanto en el cabello como en la piel del rostro, manos y cuerpo. A continuación os resumimos algunos de los usos más indicados de este aceite para facilitaros su aplicación:

1. PARA REGENERAR E HIDRATAR LA PIEL: con los años, nuestra piel pierde elasticidad y humedad en la piel de las manos. El aceite de almendras dulces actúa como regenerador devolviéndole la suavidad y tersura. Aunque está indicado para todo tipo de pieles, recomendamos su uso en personas mayores y con pieles agrietadas y sensibles para devolverles el aspecto radiante que necesitan a través de aplicar el aceite dando una ligera friega para que penetre mejor en la piel.

2. PARA LA PIEL DEL BEBÉ: las pieles de los bebés son especialmente sensibles. Muchas veces sufren irritaciones e hinchazones tanto por el roce de la ropa como por otros factores. Un aceite de almendras dulces ayudará a la piel a nutrirla y suavizarla, calmando la irritación e hinchazón que pueda sufrir. Para un mejor uso, se puede aplicar en forma de masaje sobre la piel del bebé y retirar el producto sobrante con una toallita húmeda.

3. EN EMBARAZADAS Y CONTRA LAS ARRUGAS: previene las arrugas y las estrías. Se puede utilizar puro o mezclado con otro tipo de aceites como el de Rosa Mosqueta o el aceite de Argán, cuya combinación produce los mejores resultados en el caso de las estrías. Se recomienda usarlo después de la ducha y sobre la piel aún húmeda después de secar. En el caso de las estrías, es mejor usar el aceite puro y masajear la zona afectada en pequeños círculos haciendo que se estire.

4. PARA EL CUIDADO DE LAS PESTAÑAS: para complementar su uso en el mundo de la belleza, el aceite de almendras dulces podemos usarlo para el cuidado de nuestras pestañas. Aplicaremos una pequeña cantidad del producto en un disco de algodón para pasarlo con mucho cuidado sobre las pestañas superiores e inferiores. Este uso servirá para hidratar y regenerar las pestañas de forma natural a la vez que para limpiarlas de los posibles restos de maquillaje.

De entre sus múltiples beneficios, destaca el poder hidratante y anti inflamatorio, ya que sus componentes actúan sobre las irritaciones de la piel calmándola. Además, es un aliado perfecto para disimular y reducir las cicatrices, ya que las vitaminas de este aceite ayudan a combatir el envejecimiento de la piel. 

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código